domingo, 25 de septiembre de 2016

TAQUILLA USA. Los Siete Magníficos asaltan la cartelera con éxito

Llegaron, asaltaron a punta de pistola, y vencieron. La nueva versión de “Los siete magníficos” llega con fuerza y devuelve algo de color a la cartelera, pero aún así el total recaudado ha sido significativamente inferior al de hace un año, cuando “Hotel Transylvania 2” lograba un dato histórico.

En principio, las previsiones para The Magnificent Seven la situaban en torno a la cifra que la cinta animada lograse en 2015, pero al final, la propuesta de Antoine Fuqua con Denzel Washington se ha movido más en la línea de su anterior film juntos, “The Equalizer”. 35 millones de $ y muy buenos comentarios, que deberían asegurarle llegar a los 100 millones de $ sin problemas. Ha costado 90 millones, y buena parte de su éxito se deberá a lo recaudado a nivel internacional. Sea como fuere, su comienzo en la taquilla USA ha sido de lo más positivo, y ahora faltará por ver hasta dónde llega. Como curiosidad, destacar que supone el mejor estreno de la carrera del director, y el tercero para el actor.

Sin embargo, no era el mayor estreno de la semana. Warner se arriesgaba a lanzar con casi 4000 copias la animada Storks, y la jugada no le ha salido del todo bien, aunque tampoco del todo mal. La película logra 21 millones de $, una cifra que mejora lo visto con Kubo and the Two Strings hace dos semanas, una cinta que ha logrado 45 millones de $ en todo este tiempo. El film de Warner aspira a algo más, pero a pesar de la ausencia de títulos animados en la cartelera, sudará para llegar a los 70 millones de $ que ha costado. Y eso a pesar de las opiniones positivas que está generando. Su problema es su escasa visibilidad y el hecho de no ser un producto largamente esperado dentro del género. Su esperanza estará en el mercado internacional. En todo el mundo, su total asciende a 40 millones de $.

Dentro de los mantenimientos, el top lo completan: Sully, que en su tercer fin de semana sigue mostrando un prodigioso aguante, ya con 92 millones de $ en su haber, y 126 en todo el mundo; Bridget Jones’s Baby, que en diez días tan sólo acumula 16 millones de $, y poco más hará, dejando todo en manos de una taquilla mundial en la que sí goza de mayor simpatía, con 83 millones de $ hasta la fecha; y Snowden, que tampoco parece convencer a la audiencia USA con 15 millones de $ en dos semanas, y en este caso con la escasa posibilidad de triunfar fuera de sus fronteras, lo que hará difícil rentabilizar los 40 millones que ha costado. Les sigue Blair Witch, que se desploma en su segundo asalto con tan una cifra similar a la de las dos anteriores, pero con la ventaja de haber costado solamente 5 millones de $.

Fuente: Box Office Mojo

viernes, 23 de septiembre de 2016

LA CRÍTICA. 31

The Show Must Go On
Rob Zombie parecía tener algo que aportar al séptimo arte. Lo hizo, en cierta medida, con sus dos primeros trabajos, con ese grotesco tren de la bruja que suponía su particular homenaje a “La casa de los horrores” y a todas las criaturas surgidas en la revista Fangoria y en la serie B más freak, y sobre todo con la que sigue siendo su mejor obra, esa polvorienta y sangrienta road movie de inconfundible aroma al cine de Penn y Peckinpah. Luego vinieron sus ensimismadas y sacrílegas entregas de “Halloween”, y ese resurgir de sus cenizas en forma de hipnótica horror movie setentera polanskiana que fue “Lords of Salem”.

Visto su nuevo trabajo, parece que Zombie no tiene ya nada que aportar al cine. Sí, sigue poseyendo una potencia visual a medio camino entre el videoclip y el cine sucio y duro de los años 70, al que continúa rindiendo homenaje en forma de slasher a lo “Matanza de Texas”, y un gusto envidiable por la música y el montaje audiovisual.

Pero no deja de sonar a ya visto. Porque “31” es un mejunje de sus dos primeros trabajos, un juego menos macabro de lo que quiere hacernos ver, pese a las ingentes cantidades de hemoglobina y salvajismo que atesora durante su metraje, simplemente porque ya lo conocemos. Un grupo de personajes, bastante despreciables en conjunto, que tienen la mala suerte de convertirse en el objetivo de una panda de psicópatas de lo más estrafalarios –mención especial para Doom-Head y para el enano nazi-. El objetivo, sobrevivir a 12 horas de caza. Son ellos o sus oponentes. Así de simple y manido.


Y sin embargo, pese a tirar de un material ya visitado con anterioridad y a la sobreactuación de más de un actor –que alguien le diga que su mujer no sabe actuar, por favor-, “31” no deja de ser un divertimento de lo más delicioso y recomendable para los amantes del género en general y de Zombie en particular. El cineasta se muestra a sí mismo como un niño travieso al que le gusta jugar haciendo sufrir a sus personajes. No innova, no reinventa, sólo se divierte machacando cabezas. Sin mayor ambición que esa. Y ya sólo por eso, por el buen rato que puede hacer pasar a sus acólitos, bien merece este teatro de los horrores el pago de una entrada. Sólo esperemos que en el futuro arriesgue más y nos ofrezca algo nuevo. Por ahora, a sentarnos cómodos y dejar que nos salpique la sangre. The Show Must Go On.


A favor: el viaje por el tren de la bruja que nos propone puede entretener a los seguidores de Zombie; Doom-Head y el enano nazi
En contra: que todo suene a ya visto

Calificación ***
Merece la pena 

lunes, 19 de septiembre de 2016

LA CRÍTICA. Infierno azul

Dentelladas de tensión
Una surfista abandonada a su suerte en medio del mar. Un enorme tiburón que la quiere como suculenta presa. Una roca como único soporte vital. La inminencia de la marea alta como segunda amenaza. Estos son los ingredientes de los que hace gala lo nuevo de Jaume Collet-Serra, un director que si bien es más un artesano con dos dedos de frente que un autor de renombre, está en la cresta de la ola hollywoodiense. Y eso no es nada fácil.

La fórmula no es nada del otro mundo. Sus esquemas los hemos visto mil veces en el cine. “Pájaros”, “Infierno blanco”, “Cujo”… y cómo no, “Tiburón”. El hombre contra la naturaleza con su supuesta superioridad intelectual como única arma. Y también la supervivencia y la lucha por la vida en situaciones extremas como leit motiv. Ya saben, “Náufrago”, “All is lost”, “Buried”…

Y pese a ser un material que ya está trillado, que ya ha sido manoseado por el séptimo arte con asiduidad y no demasiado mimo por su parte, “Infierno azul” se las ingenia para dejar atrás sus muchos referentes y ofrecer poco menos de hora y media de entretenimiento y suspense. Sin ofrecer nada nuevo, pero siendo un producto independiente que no trata de engañar a nadie simulando ser algo que no es.


Y eso es mérito de ese genial artesano que es Collet-Serra, que sabe imprimir a su criatura de la suficiente identidad y ritmo como para mantener el interés en lo que cuenta y en su protagonista, una Blake Lively por la que no es nada difícil sentir empatía, a cuyo personaje deja respirar entre tanta bocanada de aire y dentellada de escualo.


El resultado es un film cargado de tensión perfectamente calibrada, bien dirigido y orientado al gran público, que se engulle con facilidad sin auras de grandiosidad ni de intentar ser un nuevo “Tiburón”. Con ella no tendremos miedo de volver a meternos en el agua del mar como con el clásico de Spielberg. Pero sí que nos hará pasar un buen mal rato. Y ya con eso es más que suficiente.

A favor: que ofrece lo que promete, sin más; Blake Lively y la dirección de Collet-Serra
En contra: esperar de ella que aporte algo al séptimo arte; no es de ese tipo de filmes

Calificación ***
Merece la pena

domingo, 18 de septiembre de 2016

TAQUILLA USA. La bruja de Blair, Bridget Jones y Oliver Stone sucumben ante "Sully"

El segundo peor fin de semana del año, a tan sólo 136.000$ del primero. Ésa es la dudosa marca de honor que ha cosechado el total de la taquilla de este fin de semana, en una cartelera que necesita urgentemente una renovación.

Una taquilla en la que ninguno de los estrenos ha acabado de dar en la diana. La que más posibilidades tenía, Blair Witch, ha ido perdiendo fuelle desde que se supo que el tráiler de aquella “The Woods” que pudo verse en la pasada Comic Con no era más que una nueva entrega de la saga iniciada en 1999 con “The Blair Witch Project”. Ahora, rodeada de nefastas críticas, lo nuevo de Adam Wingard ha tenido que conformarse con unos tímidos 9,6 millones de $, la mitad de lo que se pronosticaba. Ha costado 5 millones de $, y será rentable con facilidad, pero hace unos dos meses se esperaba más de ella.

Y de una franquicia a otra. Bridget Jones’s Baby llega en forma de secuela tardía, de ahí que tenga que conformarse con el peor dato de toda la saga, 8,2 millones de $, si bien dicho dato no se aleja mucho del visto en la segunda parte. Ahora bien, tiene dos importantes ventajas en su poder. Primero, las potentes críticas que ha recibido, muy superiores a las de su predecesora, y el tirón que tiene el personaje a nivel internacional. En todo el mundo acumula 38 millones de $, lo que ha costado, y está por ver si supera los 200 millones en el resto del globo como las dos anteriores. De ser así, será todo un éxito.

En cuarto lugar encontramos Snowden, lo nuevo de Oliver Stone con Joseph Gordon-Levitt, al que no ha acompañado la suerte. 8 millones de $ y críticas más bien tibias, aunque una respuesta por parte del público positiva, que no obstante es dudoso que se materialice en forma de buenas cifras.

Sólo el documental The Beatles: Eight Days A Week - The Touring Years, de Ron Howard, logra un dato decente de 772.476$ en 85 salas, pero sin ser astronómico.

Y ante este panorama, Sully sigue dominando el box office, con un descenso moderado en su segundo fin de semana, y yéndose ya a los 70 millones de $ en diez días, y todo sin ayuda de premios, sino solamente gracias a la marca de su director y su actor. El top 5 lo completa Don’t Breathe, que semana tras semana sigue confirmando su fenómeno, 75 millones de $ en cuatro semanas, y 107 en todo el mundo, para un producto que ha costado tan sólo 10 millones de $. Grandioso.

Fuente: Box Office Mojo

jueves, 15 de septiembre de 2016

LA CRÍTICA. Julieta

Cosas que nunca te dije
La culpa es como un virus, como un mal transmitido de generación en generación de manera silente. La culpa nacida de los celos, de las infidelidades, de no haber sido los padres, hijos, parejas y amigos que debimos ser. Pero sobre todo, la culpa fruto de lo que no nos decimos, de aquellos secretos y mentiras que guardamos celosamente, y que acaban conduciendo a un fatal efecto mariposa que lleva a la autodestrucción.

“Julieta”, lo último de Pedro Almodóvar, trata del peso de la culpa como un bucle condenado a repetirse una y otra vez por no haber sido erradicado de raíz, cuando la primera mentira hizo su aparición. Con ella, el manchego vuelve al melodrama protagonizado por mujeres, pero con un aire más noventero, más de “La flor de mi secreto” que de esta última etapa más sombría y perturbadora en la que lleva inmerso tras su primer Oscar.

No se percibe en ella esa aura de grandilocuencia cinematográfica y ambición que desprendieran joyas como “La mala educación” o “La piel que habito”. “Julieta” es un trabajo mucho más convencional en lo que a puesta en escena se refiere, sin giros de guión ni tretas de montaje almodovarianas. Y eso es un arma de doble filo. Porque por un lado, se agradece su enorme sinceridad, que la aleja de sus filmes más recientes. Pero por el otro, puede haber quien le coloque la estampa de trabajo alimenticio y poco inspirado, de obra menor dentro de esa senda tan macabra y oscura que el cineasta había emprendido con el advenimiento del nuevo siglo.


Pero que nadie se engañe. Su sencillez no es más que pura fachada, pura apariencia. Porque el corazón que late bajo esta espiral de culpa es puro Almodóvar, y como tal te acaba golpeando y sacudiendo como de costumbre. Un film que te deja roto por dentro por la historia de esa madre que quiere saber algo de una hija que no desea que su progenitora sepa nada de ella. Y por esos dos pedazos de actrices que son Emma Suárez y Adriana Ugarte, dos reflejos de un espejo hecho añicos por lo que nunca se atrevieron a contar. Trozos de una foto que puede ser reconstruida desde lo más nimio, en forma de remitente de una carta.


A favor: la potencia almodovariana que te golpea desde la sencillez de su propuesta; su dúo protagonista
En contra: que se la considere una obra menor

Calificación ****
No se la pierda

domingo, 11 de septiembre de 2016

TAQUILLA USA. Eastwood y Hanks conquistan la cartelera

Buen fin de semana en la taquilla USA, con un excelente estreno que, no obstante, no ayuda a que el conjunto recaudado sea inferior al de hace un año, cuando “The Perfect Guy” y “The Visit” irrumpían con fuerza en la cartelera.

El podio ha sido para Sully, lo nuevo de Clint Eastwood con Tom Hanks, un tándem que ha venido a recoger sus buenos frutos en taquilla con 35 millones de $, una cifra bastante superior a la que se pronosticaba en un comienzo, y que demuestra que estamos ante uno de los taquillazos de la temporada. No sólo por su apertura, sino por los comentarios generales y las críticas entusiastas. Quinto mejor estreno del mes de septiembre de la historia, cuarto en la carrera de Hanks, y el mejor de toda la filmografía del director, sin ajustar el precio de los tickets a la inflación. Y lo mejor, que todo ha sido sin respaldo de una carrera de premios que aún no ha empezado. Ni falta que le hará. Ha costado 60 millones de $, y no lo tendrá difícil para superar esa marca.

El segundo puesto ha caído en manos de When the Bough Breaks, curiosamente protagonizada también por Morris Chestnut (“The Perfect Guy”), que logra 15 millones de $ en su debut pese al nulo apoyo de la crítica. Su paso será fugaz pero al menos debería darle tiempo a triplicar su modesto presupuesto de 10 millones.

Peor le ha ido a la animada The Wild Life (a.k.a. Robinson Crusoe), que se estrella con 3,4 millones de $ en quinta plaza, aunque poco se esperaba de ella. Para ver un mejor dato debemos irnos al ámbito limitado, donde el drama R Kicks ha logrado 32.000$ en tres salas, si bien el nulo apoyo de crítica y público harán que su paso por cartelera sea más bien fugaz.

A nivel de mantenimientos, la cartelera demanda urgentemente una renovación. Don’t Breathe, el título de terror del momento, alcanza ya en su tercera semana 66 millones de $, y roza ya en todo el mundo los 90 millones de $, nueve veces más de lo que ha costado. El top 5 lo cierra Suicide Squad con 307 millones de $. Un film que acabará sus días en torno a los 330 millones de $ de “BvS”, pero con un total mundial bastante inferior, cercano a los 700 millones de $. No es un fracaso, pero posiblemente Warner esperaba más de ella.

Fuente: Box Office Mojo

domingo, 21 de agosto de 2016

TAQUILLA USA. "Suicide Squad" sigue dominando una taquilla de lo más floja

Agosto vuelve a las cifras flojas, algo habitual en un mes como este, aunque esta vez superando igualmente a lo obtenido en 2015, cuando ninguno de los estrenos brillaba precisamente. Y ha vuelto a ocurrir. Porque ninguno de los estrenos ha acabado de dar en la diana. Algunos, como Ben-Hur, ya eran un fracaso sonado y evidente desde sus propios trailers. Otros, como Kubo and the Two strings, han acabado decepcionando.

Así, el remake de Paramount del gran clásico ganador de 11 Oscar se queda con unos pobres 11 millones de $ y la quinta plaza. Flojos, sí, pero dentro de lo esperado para una cinta sin ningún tipo de atractivo. Ha costado 100 millones de $ y ya apunta a uno de los grandes fiascos del año.

En cuanto a la nueva propuesta animada de Focus, no alcanza lo esperado en cifras y se queda en tierra de nadie, si bien ya es algo a lo que la compañía está acostumbrada. Ahora bien, sus 12,6 millones de $ quedan ligeramente lejos de los 17 de “The Boxtrolls” o “The Book Of Life”, pero sus comentarios y críticas, junto al hecho de que sea la única propuesta animada de gran presencia durante las próximas semanas, podría jugar a su favor. En contra, su presupuesto de 60 millones de $. En el pasado, “Coraline”, su film más exitoso, llegó a 75 millones de $ con el mismo presupuesto. Habrá que ver cómo aguanta.
En tercer puesto se queda War Dogs, cuyos 14 millones de $ también se sitúan ligeramente por debajo de lo esperado, aunque tampoco se esperaba de ella que diera una sorpresa. Lejos quedan los tiempos en que Todd Phillips triunfaba en taquilla.

La única alegría de la cartelera la da el estreno limitado de lo nuevo de Natalie Portman como directora, protagonista y escritora, A Tale of Love and Darkness, que en tan sólo dos salas se hace con 36.000$. Ahora bien, rodeada de comentarios de lo más dispares.

Y ante la flaqueza general, Suicide Squad vuelve a reinar en la taquilla con facilidad. Con un descenso fuerte del 54%, pero más relajado que el de hace una semana. Ahora bien, su gran motor está siendo el día a día, tanto que sigue manteniendo la ventaja de 40 millones con respecto a “Guardians of the Galaxy”, y con un descenso algo más suave que los de “Batman v Superman” o “Captain America: Civil War”. 262 millones de $ atesora, y se aproxima a los 600 en todo el mundo. La duda es si aguantará hasta los 800.

En segunda posición, Sausage Party cae más fuerte de lo esperado, pero aún así amasando 65 millones de $ en diez días, y habiendo costado menos de 20. Ya es rentable. El top 10 lo completan: Pete´s Dragon, con 42 millones de $ en diez días, aún con dudas sobre su rentabilidad; Bad Moms, que ya se va a los 85 millones de $; Jason Bourne con unos mejorables 140 millones de $, y a punto de ser la segunda más taquillera de la franquicia, si bien sigue dejando la sensación de haberse quedado corta; The Secret Life of Pets, todo un taquillazo con 346 millones de $, y casi 700 en todo el globo; y Florence Foster Jenkins, cuyos débiles 14 millones de $ demuestran que estrenar fuera de la época de premios no es buena idea.

A nivel limitado, Hell or High Water, el thriller R con Jeff Bridges y Chris Pine, se aproxima al top 10 subiendo un 326% con 3,5 millones de $ en su haber.

Fuente: Box Office Mojo

lunes, 15 de agosto de 2016

LA CRÍTICA. Star Trek: Más Allá

Esperanza en lo imposible
“Star Trek: Más Allá” comienza de manera contemplativa, con James T. Kirk echando la vista atrás y haciendo balance de una misión que se alarga ya tres años en el tiempo y que separa a toda su tripulación de sus familias.  No es extraño que la USS Enterprise afronte su nueva travesía de manera pausada, reposada, sin apostar por el non stop que suponían los comienzos de sus dos predecesoras. Porque a la creación de Gene Roddenberry le pesan los años tanto como a su ahora más experimentado y maduro capitán. Cincuenta, para ser exactos.

Y lo hace de manera nostálgica. Porque si bien no está a la altura de las dos anteriores, este nuevo salto hacia territorio inexplorado recupera buena parte de la esencia del referente catódico y la serie de películas original. Con un lavado de cara acorde a los tiempos que corren, por supuesto, y aunando el sentido del espectáculo con el que J.J. Abrams renovara la franquicia allá por 2009 con ese aroma a opereta especial tan encantadoramente geek que convirtiese al producto original en todo el fenómeno de masas que es hoy en día.


Todo en ella es distinto a lo que ya habíamos visto en los dos primeros capítulos. El guión se nota escrito por Simon Pegg por la predominancia de un humor de lo más inteligente y acertado, muy propio del comediante británico pero también de lo más trekkie, que tiene enormes aciertos como convertir a Bones y Spock en una nostálgica pareja cómica, y la ágil dirección de Justin Lin apuesta por pervertir las leyes físicas, concibiendo los escenarios como si de una cámara antigravedad se tratase, donde el arriba y el abajo se confunden continuamente. El villano cumple, el reparto mucho más –atención, porque aquí Chris Pine tiene más porte de capitán que nunca-, y la espectacularidad de las escenas de acción está garantizada. Y todo acompañado, por si fuera poco, por la excelente, y también reflexiva, partitura de Michael Giacchino.


Puede que haya quien eche de menos a Abrams y su manera de inyectar savia nueva a la saga, y quien se muestre temeroso ante la elección de Lin. Pero esta vuelta a los orígenes, pese a ofrecer algo ya visto, contiene la suficiente dosis de diversión como para hacer pasar el rato en una cartelera veraniega algo falta de entretenimiento con pedigrí de blockbuster. Y permite a su director, además, continuar con el discurso sobre la importancia de la familia que ya iniciase con “Fast & Furious”. Aquí a una escala mucho mayor. Interplanetaria. Así que tranquilos. Sus muchos problemas de producción no dañan el resultado final. La Enterprise sigue en buenas manos. A veces hay que mantener la esperanza en lo imposible.

A favor: la vuelta a los orígenes de la franquicia, pero sin dejar de lavarle la cara
En contra: que habrá quien eche de menos lo iniciado por sus dos predecesoras

Calificación ****
No se la pierda

domingo, 14 de agosto de 2016

TAQUILLA USA. El público se apunta a la fiesta de las salchichas

De nuevo un fin de semana muy superior al de hace un año, cuando “Straight Outta Compton” daba la sorpresa y se convertía en uno de los éxitos revelación del verano, y del año. Y además, con una batalla entre Warner y DC que se ha saldado con una tercera rival vencedora inesperada.

Sausage Party llegaba rodeada de enorme expectación. Tanto por el tono de la propuesta, una cinta de animación para adultos, como por los nombres implicados, que remitían a éxitos pasados como “Superbad” o “This Is The End”. La fórmula ha dado sus frutos. El público le ha dado el visto bueno, la crítica también, y esto se ha traducido en unos sensacionales 33 millones de $ en tres días. Su ventaja es que ha costado simplemente 19 millones de $, por lo que la rentabilidad la tiene esperando por ella a la vuelta de la esquina.

Y pese a dominar durante el viernes, ha acabado sucumbiendo en el global del fin de semana ante la cinta del momento. Porque vendrá rodeada de comentarios dispares y críticas desastrosas, pero Suicide Squad sigue dando que hablar. Consigue romper otro récord de Marvel y su “Guardians of the Galaxy”, erigiéndose como la cinta con mejor recaudación en un segundo fin de semana de agosto de la historia. Ahora bien, a costa de una caída ligeramente inferior a la de “Batman v Superman”, un 67%, que hace que no llegue más lejos a pesar de un buen día a día entre semana. Ante esto, sudará para llegar a los 300 millones de $. Por ahora, su total en todo el mundo es de 465 millones de $, y la duda está en si alcanzará su objetivo de los 800 millones.

Ambas cintas han vencido, eso sí, a Disney, que ve cómo su nueva readaptación de un clásico de la casa, Pete’s Dragon, logra unos fríos 22 millones de $, muy por debajo de las previsiones generales. Y aunque parte de un presupuesto fácil de rentabilizar, 65 millones de $, la cifra supone una decepción para la casa del ratón.

Del resto de estrenos, lo nuevo de Stephen Frears con Meryl Streep, Florence Foster Jenkins, entra de manera decente con 6,5 millones de $ en octava plaza. Un dato decente, sí, pero que hace preguntar si no habría tenido más éxito de haber debutado cerca de la carrera al Oscar. Por su parte, el thriller R con Jeff Bridges y Chris Pine titulado Hell of High Water logra en tan sólo 32 salas la nada desdeñable cantidad de 592.000$, aproximándose al top 10 y a la espera de si es de esos productos con buen feeling con el público.

A nivel de mantenimientos, el top 5 lo completan Jason Bourne y Bad Moms, la primera con 126 millones de $ y la segunda con 71. Esta última ya es rentable, pero a la primera le está costando encontrar su sitio. Aún así le queda algo de camino por delante, y los 246 millones de $ que atesora en todo el globo la encaminan hacia la segunda más taquillera de la franquicia, a 40 millones de $ de “The Bourne Supremacy” y “The Bourne Legacy”.

En el top 10 encontramos, entre otras, a The Secret Life of Pets y Star Trek Beyond, la primera ya erigida como todo un taquillazo con 335 millones de $ -y casi 600 en todo el mundo-, y la segunda aún moviéndose en el terreno de la decepción con 139 millones de $. Tercer mejor dato de la saga, sí, pero muy por debajo de la marca de sus dos predecesoras. Además, los 211 millones de $ que lleva en todo el mundo no le hacen un gran favor a un producto que no las tiene todas consigo para triunfar fuera de sus fronteras, y que ha costado 185 millones.

Fuente: Box Office Mojo

VOTACIONES 2016. Elige tus películas favoritas del mes de julio

Y llegó el mes de julio, y con él el cine veraniego. Desde Blake Lively enfrentándose a un enorme tiburón blanco, hasta Tarzán volviendo a los cines, sin olvidarnos de la magia de Spielberg o de los magos de "Ahora me ves 2", ni las elevadas temperaturas que se viven en las calles ahora que La Purga está en año de elecciones. Cine para todos los gustos. Y a ti, ¿cuáles te han gustado? Ya puedes elegir tus pelis favoritas del mes de julio en nuestra encuesta, compuesta por títulos estrenados durante dicho mes en España. Como de costumbre, las votaciones tendrán lugar en dos fases: una compuesta por las mejores películas de cada mes, que se cerrará el 15 de enero de 2017, y una segunda fase a la que irán todos aquellos títulos que hayan recibido 3 o más votos en la primera fase. El objetivo, elegir las mejores del año. Recuerden que se pueden escoger hasta un máximo de cinco por votación y todas las veces que lo deseen, así como introducir el título de alguna película de difícil distribución en España, siempre que el año de producción sea 2016. Y por supuesto, aún se puede votar por las mejores cintas de meses anteriores aquí.


domingo, 7 de agosto de 2016

TAQUILLA USA. El Escuadrón Suicida arrasa en su estreno, con récord bajo el brazo

Espectacular fin de semana en la taquilla USA, con el número uno superando el total de la taquilla de 2015 en el mismo fin de semana, cuando “Mission: Impossible - Rogue Nation” vivía un formidable segundo fin de semana, mientras el reboot de “Fantastic Four” se estrellaba de manera estrepitosa.

Y además, con récord bajo el brazo. Porque agosto no es un mes especialmente dado a las grandes cifras. Pero ha sido llegar Suicide Squad y romper la tendencia general hasta la fecha. 135 millones de $ -tiene la mejor media de toda la cartelera- que consagran al nuevo producto de DC como el estreno más taquillero del mes de agosto de la historia –supera a “Guardians of the Galaxy”-, y además como el film con mejor día de apertura del mismo mes, contando los sensacionales 20 millones de $ que recaudó durante los pases del jueves noche.
La pregunta es hasta dónde llegará ahora, pues sobre ella planea de nuevo la sombra de las malas críticas. En marzo, “Batman v Superman” abría con una formidable cifra, pero la mala prensa y los tibios comentarios hicieron que multiplicara solamente por 1,99 el dato inicial. La diferencia ahora es que la respuesta del público ha sido más positiva, y esto debería darle cuerda para superar los 300 millones sólo en Estados Unidos. Si superará o no al film de Snyder, sólo el tiempo lo dirá. El presupuesto ha sido más bajo, de 175 millones de $, y esta película no necesita superar los 1.000 millones de $ para dejar satisfecho al estudio. Por ahora, su total en todo el mundo es de 267 millones de $, lo cual supera el total conseguido por “Deadpool” en febrero en más territorios. Si se debe al efecto fan, de nuevo el tiempo lo dirá.

El otro estreno grande del fin de semana, Nine Lives, no logra entusiasmar a la audiencia, y rodeada de desastrosas críticas, pésimos comentarios y una visibilidad prácticamente nula, se conforma con 6,5 millones de $ en sexta plaza. Un desastre para la nueva comedia de Barry Sonnenfeld protagonizada por Kevin Spacey.

A nivel de mantenimientos, Jason Bourne se desploma un 62% para irse a los 103 millones de $, una caída muy superior a la de los anteriores Bourne con Matt Damon, y especialmente lejos de la quinta entrega de “Mission: Impossible”. Roza ya en todo el mundo los 200 millones de $, y aunque a nivel doméstico se quede por debajo de sus predecesoras, no constituirá un fracaso para Universal, pero tampoco un gran taquillazo.

Bad Moms, por su parte, confirma su condición de comedia R del momento tras su magnífico estreno hace diez días, cayendo un 40% con 51 millones de $ en total. Multiplica ya por 2,5 su presupuesto y tiene cuerda para llegar, al menos, a los 80 millones de $.

El top 5 lo completan The Secret Life of Pets, que en todo el mundo supera ya los 500 millones de $, 319 de los cuales vienen de Estados Unidos, y Star Trek Beyond, con unos 127 millones de $ que se antojan escasos teniendo en cuenta la recaudación de sus dos predecesoras. Mucho debe apretar para ser tan rentable como estas dos, especialmente a nivel internacional. Por ahora roza los 200 millones de $.

Fuera del top 5 merece la pena destacar cómo Lights Out sigue mostrando un descenso impresionante para un film de su género. 54 millones de $ lleva amasada la producción de James Wan. Fuera del top 10, la comedia de Judd Apatow Don’t Think Twice aumenta un 155% en su tercer fin de semana, con 701.485$ y una muy buena media por sala, mientras el drama R Indignation sube casi un 400% con 604.861$ en diez días. El otro drama R estrenado el pasado fin de semana, Equity, cae un 27%, pero muestra la segunda mejor media por copia de la cartelera. En diez días se va a los 177.940$.

Fuente: Box Office Mojo

sábado, 6 de agosto de 2016

LA CRÍTICA. Escuadrón Suicida

Cómo mola ser malo
Es una verdad incuestionable que invertir los roles protagónicos y heroicos del séptimo arte es un ejercicio tremendamente atractivo. Porque en muchas ocasiones, la némesis es mucho más interesante que el héroe cinematográfico de toda la vida. Ser malo mola, y mucho.

“Escuadrón Suicida” no inventa nada nuevo en ese sentido. Es el enésimo intento por parte de Hollywood de poner en primera línea de cartel a villanos. De convertirles en héroes a su pesar, siempre provistos, cómo no, de un buen fondo que haga que el público sienta empatía hacia ellos. A asesinos a sueldo, psicópatas, locos, pirómanos, payasos de risa distorsionada y hasta monstruos come hombres.

Pero aquí el truco está en hacerlo con una buena dosis de gamberrismo y falta de medicación. David Ayer modula su dura manera de entender el cine de género para ofrecer un entretenimiento en el que reina el caos y la locura en todos los apartados de la producción. Desde el guión hasta el montaje, pasando por un reparto metido en sus papeles hasta la médula, donde Margot Robbie y Will Smith se erigen como reyes de la función. Incluso el ridículo se apodera de ella en más de un instante, pero todo es parte del (sin)sentido del espectáculo carente de prejuicios que ofrece durante sus dos horas de metraje.


Por supuesto, ese exceso de locura tiene sus contras. Y los posibles recortes de Warner también. No todos los personajes están tratados con el mismo mimo, y algunos, como el Joker de Leto, están bastante mal dibujados e insertados casi con calzador. El villano tiene poca chicha, el film no sabe cómo empezar y acabar, y hay momentos sin demasiado sentido por mencionar otros ejemplos de defectos.


“Escuadrón Suicida” no es la obra definitiva del nuevo universo cinematográfico DC, ni la mejor hasta la fecha. Algunos podrían achacarle incluso cierta tendencia marvelita, aunque con una marcada estética punk. Pero esta action movie iluminada con luces de neón y acompañada de música de lo más cañera y acertada da un paso más allá en lo que a adaptaciones de cómics a la gran pantalla se refiere. No por poner a los malos como los buenos. Eso ya lo hemos visto. Sino por hacerlo con descaro y poca cordura. Aunque el delirio vaya en descenso conforme avanza el metraje. Ser malo mola más que nunca. Con ellos estamos en buenas manos.

A favor: Margot Robbie, Will Smith y su ingente dosis de locura
En contra: detalles de guión muy mejorables, y que el delirio vaya en descenso

Calificación ****
No se la pierda

miércoles, 3 de agosto de 2016

LA CRÍTICA. Sharknado: Que la 4ª te acompañe

Entretenimiento a la cuarta
Hace ya una entrega que “Sharknado” dejó de ser el fenómeno más rentable de la historia de la cadena SyFy, la abanderada del cine cutre, a pesar de que hay más ilustres y entretenidas producciones de serie B y Z por ahí pululando, para pasar a ser una franquicia en toda regla. Concretamente desde que se atreviera con las odiseas espaciales y mostrase un afán continuista que suponía un rara avis en la saga.

Pero esta serie de filmes no puede ser analizada como cualquier otra franquicia conocida porque, sencillamente, sus responsables hacen lo que les da la gana y no atienden a las reglas de la industria. Por ello, esperar que cada nueva entrega supere a la anterior es una pérdida absoluta de tiempo.

De hecho, la concepción que del concepto de franquicia tiene el señor Anthony C. Ferrante y el guionista Thunder Levin es más básica que el mecanismo de funcionamiento de una motosierra. “Sharknado: Que la 4ª te acompañe” apuesta por el más difícil todavía, por elevar a la cuarta una fórmula que lleva dando éxito a sus creadores desde hace tres años. Esto se traduce en más chistes cafres a costa de sus cameos y referencias cinematográficas –desde “La matanza de Texas” o “El mago de Oz” hasta “Los vigilantes de la playa”, pasando, cómo no, por “Star Wars: El despertar de la fuerza”-, y una absoluta falta de sentido del ridículo a la hora de manejar personajes, interpretaciones, pasajes que dejarían la imposibilidad de la franquicia “Fast & Furious” en entredicho, y todo aquello que Hollywood atesora como estandarte de sus blockbusters. Es decir, espectacularidad y aparatosos efectos especiales.


Y pese a que sigue siendo un divertimento para desconectar neuronas durante hora y media, lo que más podría achacársele a estas alturas es que no explote hasta el infinito todo su potencial. Nunca llega a tirar la casa por la ventana. Se contenta, simple y llanamente, con ser lo que se espera de ella. Para muestra, una escena, aquella en la que sus protagonistas resurgen del interior de un pez grande que se ha comido al más chico. Hasta ahí llega su nivel de innovación. Hasta la cuarta potencia. Pero quizá el error sea seguir buscándole las cuatro aletas al tiburón a una producción de esta cadena.



A favor: que entretiene, lo cual ya es mucho
En contra: sigue sin explotar todo su potencial

Calificación **
Se deja ver
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...