viernes, 19 de mayo de 2017

¿AVANCES? "FISHFACE", el fake tráiler de José Mellinas

¿Alguien recuerda a un individuo llamado José Mellinas? Pues va siendo hora de recordarle. Mellinas se dejó caer por este blog hace año y medio, cuando competía en el Phonetastic Sitges Mobile Film Festival con “Mermelada”, una divertidísima ida de olla que trataba que mezclaba realidad y ficción en forma de mockumentary que acababa derivando en found footage, y que partía de una historia que vinculaba a Ricky Martin, el programa “Sorpresa, Sorpresa”, un tarro de mermelada, una niña y un perro.

Pues Mellinas ha vuelto, esta vez con una divertida propuesta que pervierte el famoso vídeo del ridículamente célebre “cara anchoa” que hace un tiempo se convirtió en viral. Pero ojo, no estamos ante un corto, sino que “FISHFACE” es un falso tráiler de una película que no existe, muy en la línea “Grindhouse”, que acaba convirtiendo la fama en las redes en algo viral. Pero además, de verdad. Un trabajo con el que su responsable ha triunfado en el Fant Bilbao, el Festival de Cine Fantástico de Bilbao Kultura Saila. Sólo esperemos que a su creador no le dé por convertir esto en su próximo proyecto. O sí. Pero que el Señor nos pille confesados.

martes, 16 de mayo de 2017

EL CORTO CINÉFAGO. "Menú", de Carlos Bigorra

Vuelve al blog un viejo conocido, Carlos Bigorra, quien ya en el pasado nos sorprendiera con las estupendas “Presagio” y “Naderías”, dos trabajos que partían de la más absoluta normalidad para poco a poco adentrarse en lo desconocido y asestar un golpe de efecto en su desenlace.

En su nuevo corto, “Menú”, Bigorra vuelve a demostrar un ejercicio de estilo que sigue la progresión lógica de sus dos anteriores trabajos. Una situación cotidiana, en este caso la cita secreta de dos amigos para degustar un menú de lo más particular, que irá retorciéndose conforme avance el metraje.


Escrita por el propio director junto a Óscar Latorre y Miguel Palmero, producida por Endolinfa, y con la colaboración de del Ajuntament de Riba-Rioja de Túria y de la Diputació de València, el cortometraje cuenta en su reparto con Andrea Dueso –“La que se avecina”, “Hospital Central”-, y Jordi Coll –“El Ministerio del Tiempo”, y la fotografía de Miguel Campos.

Un cortometraje que ya ha empezado su selección festivalera, como el Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega o el Horrorant en Grecia, y del que dejamos su vídeo póster, el cual cobra sentido y fuerza una vez visionas el corto, fotos del rodaje, y una mini crítica. Y por supuesto, la mayor de las suertes a todo el equipo.

VÍDEO PÓSTER


MINICRÍTICA
La oveja y el lobo
De todos los medios de expresión cinematográfica que existen, es posiblemente el campo del cortometraje el más libre, el más abierto a la creatividad y a la originalidad de cineastas primerizos –y no tanto-, que pueden conformar sus propios universos con unas reglas personales, imposibles de aplicar a un formato de mayor duración.

Con su nuevo trabajo, Carlos Bigorra emprende justo el camino opuesto. “Menú” no es un cortometraje al uso. Es un acercamiento del largo al corto, apostando por la estética y el tempo narrativo –fantástica la fotografía y la banda sonora- de una película de mayor duración, parapetándose a sí misma en los reducidos márgenes de maniobra que el largo otorga a todo cineasta, pero sin coartar la autoría ni la libertad de sus responsables. En ese sentido, puede recordar a series de televisión como “Black Mirror” o “Cuentos asombrosos”, compuestas por episodios independientes, como si de mini películas se tratase.

Pero también, comparte con estas producciones catódicas de naturaleza episódica su acercamiento paulatino y sutil hacia lo desconocido, hacia lo insano y bizarro, y es aquí donde Bigorra se libra de las ataduras formales que conlleva el enfrentarse a la realización de un cortometraje. “Menú” es un trabajo que ya ha empezado antes incluso de que el espectador comience su visionado y que no termina en sus créditos finales, que va de la luz a la oscuridad, de la aparente dulzura con la que dos conocidos –formidable no sólo su pareja protagonista, sino el camarero que les acompaña- comparten mesa y vino en un restaurante de menú misterioso, a la acidez del plato que van a degustar. Es el cuento de Pedro y el Lobo, pero desde el punto de vista de la oveja. Una subversión del relato de toda la vida, que no es más que un reflejo de ese largometraje en corto tan milimétrico, calculador y puñetero en que ha convertido su última obra.


FOTOS DEL RODAJE



















domingo, 14 de mayo de 2017

TAQUILLA USA. El Rey Arturo y Goldie Hawn sucumben ante Marvel

Vuelta a la normalidad en la taquilla USA, que sigue estando dominada con facilidad por Marvel, a falta de estrenos potentes que le hagan frente. Guardians of the Galaxy Vol. 2 cae no mucho más fuerte que su predecesora, un 57%, para irse a los 246 millones de $ en diez días. Un dato sensacional que hace pensar que podría tener cuerda como para acercarse a los 400 millones de $ sólo en suelo norteamericano.

En todo el mundo, su recorrido es firme, pero le falta dar el campanazo y convertirse en un fenómeno. Aún así, sus 630 millones de $ son toda una alegría para la compañía, y raro será que no supere los 900 millones al final de su carrera. La duda es si tendrá fuerzas como para superar los 1.000 millones.

En materia de estrenos, ninguno de los grandes ha terminado de cuajar. La que mejor parada sale es la comedia con Amy Schumer y Goldie Hawn Snatched, y aún así sus 17,5 millones de $ no son para tirar cohetes en vista de los tibios comentarios y los 42 millones de $ que ha costado.

Aunque peor le ha ido a King Arthur: Legend of the Sword, lo nuevo de Guy Ritchie, convertida desde ya en uno de los grandes batacazos del año. La crítica la ha vapuleado, y aunque el público está más convencido, la han dejado en tercer puesto con unos tristes 14,7 millones de $, cifra a todas luces desastrosa para un producto que ha costado 175 millones de $. Y no es que en el resto del globo la cosa pinte mejor. Tan sólo 29 millones de $ amasados en casi medio centenar de países, que auguran un total mundial que deberá sudar para llegar a los 100 millones de $.

En exhibición limitada, un título se cuela en el top 10 por falta de cifras grandes. El drama Lowriders consigue unos excelentes 2,4 millones de $ en menos de 300 salas, más de lo que se esperaba de ella. No ocurre igual con el thriller con Aaron Johnson titulado The Wall, que pese a las buenas críticas se queda en unos flojos 891.590$ en poco más de 500 salas, y el puesto 14.

Si es de destacar lo logrado por la comedia romántica Paris Can Wait, de Eleanor Coppola con Diane Lane y Alec Baldwin, que se lleva la mejor media por copia del fin de semana con 101.825$ en cuatro salas.

En los mantenimientos, el top 5 lo completan The Fate of the Furious, con 215 millones de $ en terreno USA y casi 1.200 millones de $ en todo el mundo, y The Boss Baby, ya con 162 millones en casa y 456 millones de $ en todo el globo.

A destacar el formidable incremento de la terrorífica The Belko Experiment, escrita por James Gunn, que en nueve semanas roza los 10 millones de $, el doble de lo que ha costado.

Fuente: Box Office Mojo

viernes, 12 de mayo de 2017

LA CRÍTICA.Colossal

Fuera de control
Gloria lleva una vida desastrosa. Olvida citas importantes, no tiene trabajo, sale hasta las tantas y bebe a destajo. Su novio ya no la aguanta y la expulsa del piso que comparten en la gran ciudad, así que no le queda más remedio que volverse a su pueblo natal, a poner en orden sus prioridades y sobre todo su vida. Sí, “Colossal” empieza como una comedia romántica. Hasta que ocurre lo inimaginable. Un enorme monstruo aparece sobre Seúl sembrando el pánico, y aunque parezca mentira, Gloria tiene más en común con esa bestia de lo que parece.

El monstruo no es más que una excusa para hablar de algo más, y de paso para subvertir los géneros. Ya lo hacía Nacho Vigalondo en la reivindicable “Extraterrestre”. Poner a dos personajes en el epicentro de una trama rocambolesca llevada con la más absoluta normalidad que no es más que un detonante para diseccionarlos. Aquí además reformula el cine de kaijus y mechas de toda la vida y lo extrapola a una lucha entre dos individuos humanos terrenales, para hablar de las adicciones, de los abusones y de esos errores que cometemos estando fuera de control.


Así de loco está este señor, y lo cierto es que la idea es de lo más atractiva. Pero como le ocurriera en ese curioso experimento fallido y agotador que era “Open Windows”, el que realmente está fuera de control es el propio cineasta, tanto sobre el papel como en la dirección. Vigalondo no sabe encontrar el tono apropiado con el que contar la historia. O se pasa de dramático, o la comedia romántica vuelve a otear por el horizonte de manera preocupante. No sabe cómo encarrilar a su propia criatura, y esto se nota también a nivel argumental. Cuesta durante todo su metraje atisbar qué es lo que quiere contar, de qué es metáfora ese colosal monstruo que se rasca la cabeza continuamente y actúa como si estuviera viviendo en una resaca de narices constante. Cuando ya parece descubrirse todo el pastel –una mala decisión, desvelar el por qué de la extraña conexión entre humanos y bestias-, la cantidad de ideas y temáticas que ha sembrado es tan amplia que el conjunto acaba siendo errático e irregular.


Es decir, “Colossal” se queda solamente en su prometedora idea de partida, demostrando una vez más que las ideas en corto es lo que mejor se le da al cineasta. Todo lo que se ramifica a partir de ahí es un quiero y no puedo que viene a recordarnos a su vez que la carrera de Vigalondo no necesita de grandes estrellas y presupuestos para ser enorme. En ese sentido, es su cinta más pequeña y modesta la que sigue coronando su filmografía. Por lo menos, como elementos positivos, pues destacar que se deja ver bastante bien, pese a varios bajones de ritmo, y que su pareja protagonista está sensacional. Por lo demás, se echa de menos hasta ese ya característico plano final que parecía que iba a convertirse en marca de la casa. Una lástima.

A favor: la prometedora idea de partida y la pareja protagonista
En contra: pierde el rumbo conforme avanza

Calificación **1/2
Se deja ver

domingo, 7 de mayo de 2017

TAQUILLA USA. Los Guardianes de la Galaxia salvan la taquilla

Llegaron no para salvar la taquilla… otra vez. Después de unas semanas de capa caída, el Box Office USA vuelve a brillar, aunque de nuevo gracias a un solo film, que ha concentrado todas las miradas y ha obtenido, cómo no, la mejor media por copia de toda la cartelera.

Guardians of the Galaxy Vol. 2 llegaba precedida del enorme éxito sorpresa de la primera entrega, de un fuerte boca a boca y de críticas robustas. ¿El resultado? Pues 145 millones de $, que aunque no superen las previsiones más optimistas, sí que suponen todo un bombazo para Marvel/Disney, que ve con ella su quinto mejor estreno hasta la fecha, y el octavo para Disney. A nivel mundial, nada de qué quejarse tampoco, con 427 millones de $ en diez días. La pregunta ahora es hasta dónde llegará. En todo el globo sería difícil que no se acercase a los 900 millones de $ -la primera se quedó cerca de los 800-, mientras que en casa no debería tener problemas para alcanzar los 333 millones de $, o incluso superar pese a la falta del efecto sorpresa, de su predecesora.

Tal ha sido su estreno que ningún estudio se ha atrevido a estrenar ningún film con elevada presencia en salas. Así, es de destacar la comedia R con Debra Winger The Lovers, y el drama también R con Liev Schreiber y Naomi Watts titulado Chuck, ambas con buenas reseñas y cuatro salas, y 70.410$ y 40.416$, respectivamente. También es reseñable cómo el reestreno del clásico de Tarkovsky Stalker se salda con un enorme éxito, al lograr en un solo cine casi 20.000$, lo que la deja con la segunda mejor media por copia de toda la cartelera.

En cuanto a los mantenimientos, el top 5 lo completan: The Fate of the Furious, con 207 millones de $ en casa y 1.158 en todo el mundo, a punto de ser la más taquillera del año; The Boss Baby, con 156 millones de $, y además 435 millones en todo el globo; How to be a Latin Lover, con una previsible fuerte caída pero unos positivos 20 millones de $ en diez días; y The Beauty and the Beast, todo un fenómeno con 487 millones de $ en EEUU y 1.185 en total en el mundo.

Por último, destacar cómo el drama R Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer, con Richard Gere, prosigue su positiva andadura semana tras semana, ya superando el millón de $ y aproximándose al top 10.

Fuente: Box Office Mojo

viernes, 5 de mayo de 2017

LA CRÍTICA. Déjame salir

Esa América progre
A veces es contraproducente vender un determinado producto como lo que no es. Sí, conseguirás atraer a las masas a los cines, pero corres el riesgo de que buena parte de la audiencia abandone la sala sintiéndose cuanto menos engañada porque no han visto cubiertas sus expectativas.

“Déjame salir” es uno de esos filmes que se ha sabido vender bien. No debería sorprendernos, pues el dinero lo pone un tal Jason Blum, todo un hacha en esto de saber cómo atraer al público a las salas invirtiendo más bien poco por el camino. Esto ha dado sin duda sus frutos en la cartelera USA, donde ha sido todo un bombazo en taquilla. Pero a la vez, no es que la campaña de promoción de esta película haya sido del todo acertada a la hora de mostrar en sus numerosos avances lo que en realidad nos depara la ópera prima del otrora comediante Jordan Peele, porque lo que nos regala no es terror al uso.

Que nadie se lleve a engaño ante esto. Esto sigue siendo cine de terror. Por su contenido, porque consigue meter la desconfianza y el miedo en el cuerpo, porque Peele sabe muy bien cómo enrarecer la atmósfera de su obra a través de la música y los actos de sus personajes –fantástico reparto, sin excepción-, por la historia en sí misma, todo un ensayo sobre la paranoia en esa América tan progre en su superficie pero podridamente racista en su interior. Pero no es cine de terror al uso. Es cine de terror inteligente y psicológico, una de las cintas más lúcidas y malévolas de lo que llevamos de siglo.


Una paranoia de nueva era no exenta de un soterrado y cabrón –con perdón, pero no se me ocurría otra palabra mejor para definirlo- sentido del humor, que a un servidor le ha hecho pensar en la formidable “Society” de Brian Yuzna. El director juega con el espectador continuamente, le ofrece un enorme McGuffin tras otro sin que se dé cuenta de lo que realmente está pasando, y cuando por fin se percate de dónde está el meollo de la cuestión será cuando esa manera tan mezquina y ruin de pensar que todos atesoramos en nuestro interior brote como la espuma.


Subversiva, valiente, repleta de mucha mala baba, hilarante hasta cierto punto, manipuladora hasta otro cierto punto tan arriesgado como bienvenido… Lo más loable de esta “Déjame salir” es que logra que el espectador entre en su juego y se revele como lo que realmente es. Como lo que realmente es esa América guay surgida de la era post Obama, ésa que cacarea a los cuatro vientos con orgullo su tolerancia ante la racista política Trump. Toda una nación cuyos ideales son extrapolables a los de todo el universo conocido. En el fondo, aunque no lo reconozcamos, todos somos un pelín racistas.

A favor: lo bien que sabe jugar con el espectador
En contra: haberla vendido casi como lo que no es

Calificación ****
No se la pierda

lunes, 1 de mayo de 2017

VOTACIONES 2017. Elige tus películas favoritas (Enero-Abril)

Dentro de poco alcanzaremos el ecuador del año, y va siendo hora de dar el pistoletazo de salida a las votaciones de 2017. Este año, las votaciones vendrán en tres tandas de cuatro meses, para condensar los post y hacerlas más fáciles y cómodas para los votantes. Pero las bases siguen siendo las mismas:

1. Se pueden elegir hasta cinco favoritas cada mes en el formulario correspondiente. El 15 de enero de 2018 se cerrarán las votaciones mensuales y habrá una primera lista con las mejores cintas de cada mes por separado.

2. Una vez hecho el recuento, aquellas películas que tengan tres o más votos pasarán a una fase final en la que se decidirán las mejores del año, en unas votaciones que finalizarán el 31 de enero de 2018.

3. Se puede insertar mediante comentario en el formulario el título de una o varias cintas de difícil distribución en España, siempre que el año de producción sea 2017. En caso de que sí lleguen a nuestro país, se agregarán más adelante en su correspondiente mes y el comentario no será tenido en cuenta.

A continuación, los títulos que componen los meses de enero a abril, contemplando única y exclusivamente los estrenados en España. Muchas gracias a todos los que participen, a ver si repetimos el éxito de participación de la pasada edición.

ENERO



FEBRERO



MARZO



ABRIL

domingo, 30 de abril de 2017

TAQUILLA USA. Eugenio Dérbez y el cine hindú dan la sorpresa

Otro nefasto fin de semana en la taquilla USA, incluso peor que el de hace una semana, a falta de un auténtico torbellino que arrase con la cartelera, algo que debería ocurrir en cuanto llegue “Guardians of the Galaxy Vol. 2”.

Ante este panorama, dos filmes con pocas copias se han colado en los puestos dos y tres del ránking de las más vistas. La comedia con Eugenio Dérbez How to be a Latin Lover logra unos buenísimos 12 millones de $ en poco más de mil salas, lo que supone un dato superior al de su mayor bombazo USA, “Instructions Not Included”, pero no así en media por sala. La valoración de crítica y público está siendo similar, pero no se espera el mismo fenómeno que con esta última, pero debería tener gas suficiente para alcanzar los 30 millones de $ en suelo estadounidense.

La que sí supera a su predecesora es Baahubali 2: The Conclusion, superproducción proveniente de la India cuya primera entrega logró muy buenos réditos en Estados Unidos. En este caso la cifra es mayor en todos los sentidos, 10 millones de $, y en este caso debería esperarse que llegase a los 20 millones de $.

La que no ha corrido tan buena suerte ha sido el thriller con Tom Hanks y Emma Watson titulado The Circle, que rodeada de nefastas críticas y comentarios se estrella en cuarta plaza con tan sólo 9 millones de $. Ahora bien, su presupuesto de 18 millones de $ debería permitirle ser rentable, aunque para ello necesitará la ayuda del mercado internacional. Tampoco puede tirar cohetes la modesta producción de ciencia-ficción Sleight, que se conforma con 1,7 millones de $ en casi 3.000 salas, a pesar de venir rodeada en este caso de buenas críticas.

A nivel de mantenimientos, The Fate of the Furious no ha tenido problemas para repetir en el podio, cediendo un esperado 50% y con 192 millones de $ en total, manteniendo aún la misma distancia de diez millones con respecto a la sexta parte. Aunque la noticia viene más bien del mercado mundial, donde ya ha cruzado los 1.000 millones de $. El top 5 lo cierra The Boss Baby, con 148 millones de $ en casa y casi 400 millones de $ en todo el globo.

Fuente: Box Office Mojo

viernes, 28 de abril de 2017

LA CRÍTICA. Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Todos somos Groot
Aquel “Somos Groot” con el que daba por finalizada la space opera de James Gunn en el primer volumen de este Awesome Mix que amenaza con volver en un futuro más digital, con casi 300 canciones, definía aquello en lo que se convertiría con los años su entrada triunfal en el universo marvelita. El realizador lograba insuflar de vida a una casa en la que el ingenio y la autoría no son el ideal a seguir a través de unos personajes, de un simpaticón toque retro y de un sentido del humor a medio camino entre la comedia familiar y el chiste friqui y pasado de rosca. Elementos todos ya tan característicos e identificables que nos obligaban a todos a decir eso de “Todos somos Groot”.

Porque Starlord, Gamora, Drax –bravo por darle más cancha-, Rocket Fox –perdón, Racoon-, Yondu y ahora el pequeño Baby Groot, convertido en amo y señor de los momentos más divertidos y tiernos de esta secuela, a sabiendas del enorme tirón que tiene entre las masas, ya son viejos conocidos. Y es ésta la carta más difícil que debe jugar “Guardianes de la galaxia Vol. 2”, la de desmarcarse de su predecesora, la de evitar las comparaciones. No es que salga perdiendo, pero tampoco ganando.


Gunn sabe de sobra que superar lo hecho hace tres años es inútil, y se limita a dejarse llevar por el devenir de su historia y por sus carismáticos personajes. Es ligeramente más profunda y oscura, pero el espíritu festivo sigue ahí. El sentido del humor sigue siendo cristalino y a veces subido de tono, pero ya lo hemos visto. La escena de créditos iniciales, a ritmo de música y baile, y ahora plano secuencia y a la vez fuera de campo, divierte, pero ya la hemos visto. A sus protagonistas, aunque les conozcamos un poquito más con este film, ya les conocemos.


Y así y todo, no le hace falta desmarcarse para ser un ente propio. Sí, carece del elemento sorpresa, pero Gunn sabe imprimirle la suficiente alma al producto para asegurar dos horas de diversión a raudales, más una buena dosis de inventiva –atención a la escena de fuga de la nave de los Ravagers, o el psicodélico viaje entre universos-, que sigue alejándola de otros productos marvelitas. Incluso su incidencia en la trama principal de “Los vengadores” es menos significativa, por no decir que inexistente. Sabe cómo no copiarse a sí mismo, y ahí demuestra su libertad creativa dentro de una casa en la que esto es prácticamente una quimera.


Los Guardianes de la Galaxia, ahora más salvadores que guardianes, volverán en una nueva odisea pulp espacial. Y seguramente la capacidad de sorpresa será aún menor. Pero si el nivel de entretenimiento es tan alto y la fuerza de las ataduras comerciales son tan flojas como en la que nos ocupa, habrá que unirse de nuevo a la fiesta. Y decidir si somos de los que bailan, o de los que no mueven un pelo hasta parecer cadáveres.

A favor: su capacidad de inventiva y la sobredosis de entretenimiento que propone
En contra: ha perdido ligeramente la capacidad de sorpresa

Calificación ****
No se la pierda

lunes, 24 de abril de 2017

LA CRÍTICA. Fast & Furious 8

Misión… Imposible
Hace un par de entregas que la saga “Fast & Furious” juega a poner a prueba la capacidad de aguante del espectador. Esto dejó ya de ser lo que era en sus primeras tres entregas, una franquicia de canis y aficionados al tunning, e incluso abandonó hace tiempo el thriller de acción que Toretto y su familia, por entonces prófugos eternos de la justicia, protagonizaran. Siguen siendo macarras, sí, pero ahora transformados en una suerte de agentes secretos que convierten al Ethan Hunt de “Misión: Imposible” en Maxwell Smart.

James Wan llevó hasta el extremo el poder de verosimilitud de la franquicia en forma de paroxística e hiperbólica action movie cargada de esteroides, tan exagerada e imposible como las venas de los brazos y los cuellos de algunos de sus protagonistas. Y lo peor de aquel divertimento era que la cota de fantasmadas por fotograma era tan elevada que la siguiente aventura debía tirar aún más si cabe la casa por la ventana.


Paradójicamente, lo que más sorprende de la cinta de F. Gary Gray es que no ha tomado precisamente ese camino. Sí, aquí los coches siguen volando, sus personajes son capaces de las proezas más imposibles, el guión sigue bordeando la línea que separa el esperpento de la credibilidad –ay esas nuevas alianzas, tan difíciles de encajar fuera de este universo-, y la acción sigue avanzando a ritmo de reggaetón y cámaras lentas. Pero sin duda no alcanza los grados de enajenación mental del film de Wan, y esto se agradece y a la vez debemos recibirlo con cierto recelo. Porque después de ver cómo Dwayne Johnson volaba por una ventana y sólo se rompía unos pocos huesos, cómo un coche saltaba entre los edificios de Dubai, o cómo Jason Statham quedaba reducido a un autómata capaz de reventar él solito todo un hospital, volver atrás no es el paso más lógico, si bien contentará a aquellos cuya suspensión de incredulidad ya quedó en entredicho hace dos años.


Lo que resulta, en definitiva, es más de lo mismo. Una película enormemente entretenida y que vuelve sobre los propios pasos de la franquicia, con muchos puntos a su favor -las incoporaciones de Charlize Theron y Helen Mirren, entre ellos-, pero demasiado falta de empuje y alma como para ofrecer algo distinto a lo ya visto. Para entendernos, no hay demasiada diferencia entre lo que ofrecía Justin Lin y lo que Gray nos sirve. Se conforma con ser una secuela funcional, sin atisbo de ingenio y buenas ideas en su realización, pero con un pulso narrativo lo suficientemente consistente como para asegurar más de dos horas de desconexión y diversión. Que para eso existe este tipo de productos. Para eso y para postularse como el comienzo de un spin-off, el que deberían protagonizar los carismáticos Johnson y Statham, auténticos amos y señores de la función. El segundo, reconvertido incluso en una especie de Chow Yun-Fat del “Hard Boiled” de John Woo. Sí, y con bebé a bordo.

A favor: el carisma de la pareja Johnson-Statham, y la diversión que proporciona
En contra: le falta ofrecer algo distinto a lo ya visto

Calificación ***1/2
Merece mucho la pena

domingo, 23 de abril de 2017

TAQUILLA USA. Estrenos a medio gas contra Toretto y su familia

Fin de semana poco reseñable, ya pasado el ciclón “Fast & Furious 8”, que estrenase hace diez días con una cifra a la baja con respecto a su predecesora. Pero así y todo, sigue manteniendo el tipo este fin de semana a falta de estrenos que le hagan sombra.

The Fate of the Furious cede un fuerte 60%, una caída previsible y ya vista con anterioridad en la franquicia, elevando su total a 163 millones de $, lo que la deja ocho millones por debajo de su antecedente más equiparable, la sexta entrega de la franquicia. No obstante, ésta contó con un día extra en su estreno, por lo que el total de esta nueva aventura de Toretto y su familia se salda con éxito. Seguramente, al final de su carrera rondará los 220 millones de $. Un dato que podría parecer escaso en vista de los 250 millones de $ que ha costado, pero que se compensa con el apoteósico éxito que la película está teniendo en todo el mundo. 908 millones de $ en diez días, de los cuales casi 200 millones de $ llegan desde China, país donde ha roto el récord que hasta ahora ostentaba “Star Wars: The Force Awakens”. Los 1.000 millones de $ están a la vuelta de la esquina, y su inminente estreno en Japón debería proporcionarle aún más beneficios.

Todos los estrenos grandes de la semana se quedan a medio gas. Solo el documental de Disney Born in China sale bien parado con 5 millones de $ en cuarto puesto, una cifra superior a la de recientes propuestas similares de la compañía como “Monkey Kingdom” o “Bears”, y con un fuerte apoyo de crítica y público. No ocurre igual con el thriller con Rosario Dawson y Katherine Heigl Unforgettable o el drama histórico con Oscar Isaacs y Christian Bale The Promise, que se quedan con 4 millones de $.

En los mantenimientos encontramos buenas noticias ante la falta de estrenos potentes, y así todos los filmes del top 10 caen por debajo del 30%. The Boss Baby se va a los 136 millones de $ en cuatro semanas, y a los 319 millones de $ en todo el mundo, mientras The Beauty and the Beast amasa ya 431 millones de $, así como 1.100 millones en todo el globo. La comedia Going in Style empieza a salvar los muebles a nivel mundial con 50 millones de $, 31 de los cuales llegan de su paso por las salas norteamericanas.

En el top 10, Gifted sigue mejorando un fin de semana más, ya con 10 millones de $ en su haber, y convirtiéndose en el sleeper de la temporada, mientras The Lost City of Z confirma su buena comunión con el público al ampliar a más de 600 salas y mejorar un 1.849%, entrando directa al puesto 10 y con 2,3 millones de $ en diez días.

Por su parte, Colossal y Truman también aumentan una semana más, la primera con 1,3 millones de $ y la segunda con 109.579$, y ganando puestos en ambos casos.

Fuente: Box Office Mojo

lunes, 17 de abril de 2017

EL TERMÓMETRO. Cine de ¿autor?

Fuente de la foto: http://www.ritmos21.com/6869/que-es-realmente-el-cine-de-autor.html
Hace un par de semanas me encontraba en Madrid visitando a un gran amigo, Pablo Rodríguez Sierra, autor del blog Peibolster Productions, disfrutando de la compañía, el ambiente madrileño y sus comidas, de ese algo tan característico como es entrar en un bar y que huela a cerveza, panceta y cigarrillos. Juntos visitamos un mercadillo en la ciudad, donde podrías encontrar auténticas gangas en DVD y BluRay, cuando una señorita con lo que yo denomino estilo alternativo –es decir, pelo rosa, ropa oscura, piel blanca, algún que otro piercing y tatuajes- se acercó a uno de los puestos y lanzó una pregunta a la dependienta que debió ya verse venir por su estética: “Perdone, ¿tiene algo de cine de autor?”

La respuesta de la dependienta fue de lo más lógica y educada: “Perdone, pero cine de autor hay mucho…” Ante tal respuesta, la chica abandonó el puesto sin mediar palabra, convencida seguramente de que aquella señora no tenía ni pajolera idea de cine. O al menos de lo que para ella es el cine. Porque existen determinadas personas, ya sea a pie de calle o en redes sociales –los grupos de Facebook especializados en cine sufren este mal constantemente-, para las cuales solamente el cine de autor constituye verdadero cine. Todo lo que venga de esa Meca del Cine carente de ideas, que disfruta explotando secuelas y spin off, que goza reventando clásicos en forma de remakes, que parece que para ellos solo muestra encefalograma plano por el simple hecho de sólo buscar entretener y, cómo no, hacer caja, no pertenece al verdadero séptimo arte.

Y se equivocan. Ese cine de autor que tanto alaban y defienden se encuentra enormemente distorsionado, especialmente por la irrupción de ese cine independiente que tan famoso se hiciera a finales de los 80 y principios de los 90, y cuyas consecuencias seguimos pagando hoy en día. Porque cine de autor y cine comercial no tienen por qué estar precisamente enfrentados, y la definición de qué títulos pertenecen al primer grupo trae ya de cabeza a expertos y no tan expertos desde hace décadas. Pero no a los supuestos eruditos y sibaritas del celuloide, para los cuales el cine de autor es uno específico.
Concretamente, para ellos lo es todo producto que tenga sello de autoría, siempre y cuando no pertenezca al cine comercial. Así de simplista y peligroso. Si echamos la vista atrás, fue precisamente uno de esos autores, François Truffaut, quien con tan sólo 22 años se atrevería en los años 50 a tocar tan espinoso tema en la revista Arts. Ya por aquel entonces, Truffaut se quejaba de un mal que aún a día de hoy seguimos sufriendo, el del papel de los productores, y cómo hacían y deshacían a su antojo las obras de los directores en el viejo Hollywood, que insisto, no es tan distinto al de hoy en día. Para él, un autor era todo aquel cineasta que imprimía su sello personal en su film, metieran manos en el mismo productores o no. Para él eran autores directores como Jean Renoir, Luis Buñuel y, atención, Alfred Hitchcock.

A todos esos eruditos del cine de autor les sorprendería esta aseveración, pero Hitchcock hacía cine comercial para la gran industria del entretenimiento, y a la vez no dejaba de hacer cine de autor. Pero como lo hacía hace medio siglo, y el tiempo y la nostalgia parece que distorsionan nuestra percepción… Obras maestras como “La ventana indiscreta”, “Con la muerte en los talones”, “Psicosis” y “Los pájaros” eran comerciales, pero llevaban la impronta personal de todo un genio. Y no es el único. Tan autor es Steven Spielberg como lo puede ser David Lynch, tan autor es Christopher Nolan como lo es Scorsese, que también ha hecho cine comercial, y tan autor es Tarantino, aunque esté comercializado hasta las trancas, como en su momento lo fue Stanley Kubrick. Hasta Clint Eastwood coquetea en muchas de sus producciones con la comercialidad, cuando no la abraza sin tapujos, sin dejar de ser por ello un autor. Y puestos a decir, tan autores son Michael Bay y Zack Snyder pese a que sólo hacen cine comercial, pero dejan su estética y sello en cada nuevo trabajo.

Por supuesto, existen productos sin alma, pero su existencia se da tanto dentro como fuera del cine comercial. Los filmes de Disney/Marvel están todos cortados por el mismo patrón, pero un film independiente no tiene más autoría que las cintas de la editorial sólo por ser independiente. “Boyhood” no la tiene, ni tampoco “Still Alice”. El cine es cine, y debe ser tan válido tanto si tiene a un director con su propia marca como si carece de ella. Huir de determinadas películas o rechazarlas sin miramientos simplemente porque vengan del gran y todopoderoso Hollywood es insensato y estúpido. Y además, sí que evidencia no tener ni idea de cine. No era la dependienta la que no sabía de lo que hablaba, lo era aquella señorita de estética alternativa para la que el cine de autor era el único y verdadero.

Nota: lo de la estética de la chica en cuestión no es irrelevante. El hábito no hace al monje, pero igual que si veo a un japonés vestido de blanco y con enormes cuchillos pienso que estoy ante un chef de sushi, si veo a una persona ataviada de tal manera lo primero que puedo adivinar es el tipo de cultura que consume. 

domingo, 16 de abril de 2017

TAQUILLA USA. La cartelera vuelve a rugir rápida y furiosa

Potente fin de semana en la taquilla USA, muy superior al de hace un año, cuando “The Boss” llegaba a la cartelera sin ser uno de los mejores estrenos de Melissa McCarthy. En esta ocasión, ha sido el número uno el que ha acaparado más de la mitad de las cifras, a pesar de que el dato que ha cosechado pueda parecer frío.

Porque The Fate of the Furious llegaba con una enorme campaña de promoción y una marca ya consolidada, la de una saga que ha ido creciendo en calidad y aceptación entre el público. A nivel de crítica han vuelto a dar en la diana, aunque también a la baja, pero los 100 millones de $ que ha logrado esta nueva aventura de Toretto y familia podría antojarse escasa si la comparamos con los casi 150 millones que Furious 7 recaudó hace dos años. Sin embargo, por aquel entonces se dio un importante condicionante que no se ha dado en la que nos ocupa. La trágica muerte de Paul Walker atrajo a las masas al cine, y éste ha sido un factor con el que, aunque suene triste, no ha contado esta nueva entrega.

Su cifra de apertura es más equiparable a la del episodio 6, estrenado en 2013, que se hacía con casi 97 millones de $ en tres días, pero con la ventaja de que contaba con un día extra. No obstante, su desgaste día a día puede hacer presagiar que esta nueva película no contará con los réditos en taquilla de las dos anteriores. El tiempo dirá, pero al menos a nivel mundial no debería tener problemas para rentabilizar los 250 millones de $ que ha costado. De hecho, en sus primeros días ya ha recaudado en todo el globo la friolera de 532 millones de $, batiendo el récord de apertura por ejemplo en China. Ante esto, la barrera de los 1.000 millones de $ ya está virtualmente superada.

Con todo, no ha tenido la mejor media por sala. Ese honor ha ido a parar a manos de la cinta de aventuras y acción The Lost City of Z, de James Gray, que en cuatro salas ha amasado 112.633$, y con unas críticas y review de lo más entusiastas. En tercer lugar en cuanto a media por copia se encuentra el drama R con Richard Gere titulado Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer, que en tan sólo cinco cines ha conseguido 103.664$.

En los mantenimientos, el top 5 lo completan: The Boss Baby, con 116 millones de $ en tres semanas y 239 en todo el mundo; Beauty and the Beast, imparable tras cinco semanas en cartelera, ya con 454 millones de $ en su haber y 1.043 millones en todo el mundo; y Smurfs: The Lost Village y Going in Style, que en diez días se acercan a los 25 millones de $, algo más positivos en el caso de la comedia de Warner que en el de la cinta de animación de Sony. Les sigue el drama con Chris Evans Gifted, que pasa del puesto 16 al 6 tras aumentar más de mil salas y un 572% su recaudación, y con 4,3 millones de $ en diez días.

Por último, también mejoran Colossal y Truman. La primera lo hace un 285% y se aproxima al top 10, mientras que la segunda sube cerca del 48%. En total, en diez días, las cintas de Nacho Vigalondo y Cesc Gay suman 616.344$ y 53.214$, respectivamente.

Fuente: Box Office Mojo

viernes, 14 de abril de 2017

AVANCES. Primer teaser trailer y póster de "Star Wars: The Last Jedi"

Ha tardado algo más de lo esperado, pero la espera ha merecido la pena. Da igual cuál sea el resultado final, si el film estará a la altura del hype o no, pero es imposible que los vellos no se pongan de punta y se hiele la sangre con cada nuevo avance de una entrega de “Star Wars”. El episodio VIII, “The Last Jedi”, llega estas navidades de la mano de Rian Johnson (“Looper”) y con el reparto del anterior film, al que se unen Benicio del Toro o Laura Dern, entre otros. He aquí el teaser tráiler. Mientras, a esperar a Diciembre.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...